«A algunas personas no les gustan los abogados, hasta que los necesitan»Kenneth G. Eade.

¿Vale la pena ser abogado?, esa es la pregunta que se habrán hecho muchos abogados este año 2020.

Pues bien, si,si vale la pena ser abogado, como lo vale cualquier profesión por la que sientas pasión y estés dispuesto a pasar por todo. Sin embargo, una carrera como abogado viene acompañada de respeto, prestigio y un salario impresionante, pero hay una gran diferencia entre soñar despierto y ser realmente un abogado. Has escuchado rumores sobre que la carrera como abogado no es todo lo que parece.

Necesitas conocer todos los hechos antes de seguir una carrera que podría tener más desventajas que ventajas.

Entonces, ¿cómo es realmente ser abogado? ¿Vale la pena ser abogado? No querrás hacer realidad tu ensoñación solo para descubrir que la vida como abogado no es tan glamorosa como la retratan en la televisión.

Antes de profundizar, es importante comprender la realidad de ser abogado en comparación con otras carreras legales.

Identificamos algunas de las razones por las que la satisfacción laboral de los abogados está disminuyendo para que pueda tomar una decisión bien informada sobre su futura carrera.

¿Vale la pena ser abogado?

5 cosas a tener en cuenta antes de convertirse en abogado

Esos rumores de abogados descontentos no son infundados. Forbes clasificó el puesto de abogado asociado como el «trabajo más infeliz de Estados Unidos». Un estudio de Johns Hopkins de más de 100 profesiones encontró que los abogados son los más propensos a tener depresión severa, cuatro veces más probabilidades que la persona promedio.

Incluso con estadísticas como estas, los solicitantes de empleo todavía se sienten atraídos por convertirse en abogados. Uno de los factores más atractivos es el potencial de ingresos. En el 2020 el salario promedio para un abogado sin experiencia en estudios jurídicos grandes ronda el $1.600.000 liquido mensual y para abogados de entre 7 y 15 años de experiencia pueden alcanzar un sueldo de entre $2.400.000 hasta $5.000.000 al menos a la que se suman los bonos anuales según lo indica Matías Ortúzar, gerente de la consultora Idealis.

Para algunos, el salario es sólo la cereza de una carrera que les permite ayudar a hacer cumplir la justicia y usar su influencia para mejorar su comunidad.

Estos beneficios seguramente no son nada de lo que burlarse, pero es importante comprender la imagen completa antes de tomar una decisión. Antes de sacar conclusiones precipitadas, eche un vistazo a algunas de las realidades de la vida de los abogados que no son necesariamente publicitadas.

«Esos rumores de abogados descontentos no son infundados.»

1. Los desafiantes años en la facultad de Derecho

El proceso de convertirse en abogado no es para los débiles de corazón. Generalmente se necesitan siete años de educación post secundaria a tiempo completo para convertirse en abogado. Esto se divide en 5 años para una licenciatura, seguidos de un año o más en la facultad de derecho para lograr aprobar la tesis de grado, luego la practica de 6 meses en una corporación de asistencia judicial y según el Ministerio de Educación de Chile la carrera tiene un promedio de duración de 17,1 semestres.

Las facultades de derecho son muy competitivas para ganar aceptación, y los aspirantes a abogados deberán aprobar el desalentador PSU para demostrar su valía, un proceso que puede llevar un año completo de estudio y preparación.

Una vez que un estudiante es aceptado en la facultad de derecho, esos seis años se dedican a programas rigurosos de educación a tiempo completo y capacitación en el trabajo, como pasantías o ayudantes de cátedra. Después de que los estudiantes finalmente llegan al día de la graduación, aún enfrentan largas noches de lectura mientras estudian para aprobar el examen de la barra de su estado.

«No hace falta decir que convertirse en abogado no es un escenario de enriquecimiento rápido.»

2. El costo de la educación

El alto potencial de ingresos de un abogado es difícil de ignorar, pero no olvide que generalmente se compensa con una gran cantidad de deuda de préstamos estudiantiles.

 El estudiante universitario típico acumula poco más de $ 30.000.000 millones en préstamos estudiantiles para el día de la graduación.

La carrera tiene un costo anual promedio de $4.500.000 para los estudiantes de Derecho, sin contar el último año, en que los egresados deben costearse muchos documentos como el certificado de conducta $6.000, estampillas que sumen $20.000, depósito condicional $30.000, concentración de notas $6.000, entre otros aranceles, luego el diploma o certificado tiene un valor de $ 40. 000 y $20.000 respectivamente.

Es tentador creer que pagará fácilmente esta deuda una vez que gane el salario de un abogado. Pero el peso de los préstamos para estudiantes puede agregar presión a una carrera que ya es estresante, sin mencionar que el primer trabajo puede no ser tan fácil como cree.

«La carrera tiene un costo anual promedio de $4.500.000 para los estudiantes de Derecho.»

3. Las perspectivas laborales potencialmente inestables

Es fácil encontrar trabajo como abogado, ¿verdad? No necesariamente. Aunque las estadísticas predice que el crecimiento en el empleo de abogados continuará en un seis por ciento hasta 2024, ese crecimiento puede no ser suficiente para proporcionar empleos a todos los estudiantes de la facultad de derecho que se gradúan.

Solo el 59,2 por ciento de los graduados de las facultades de derecho en 2015 tuvieron trabajos de tiempo completo y a largo plazo como abogados 10 meses después de graduarse, según datos del Colegio de Abogados de Chile. Esto puede crear una situación muy difícil para aquellos que asumen una deuda sustancial por préstamos estudiantiles para seguir su carrera en derecho. Los nuevos abogados pueden quedarse atascados en un área de práctica que no disfrutan simplemente porque necesitan ganar dinero, lo que a su vez puede conducir a una menor satisfacción laboral.

Los nuevos abogados pueden quedarse atascados en un área de práctica que no disfrutan simplemente porque necesitan ganar dinero,
«Los nuevos abogados pueden quedarse atascados en un área de práctica que no disfrutan simplemente porque necesitan ganar dinero.»

4. Un entorno laboral, a veces estresante

Los abogados de las firmas corporativas pueden esperar trabajar bien durante la semana laboral típica de 40 horas gracias en parte a la práctica de las horas facturables. Según la Facultad de Derecho de la U. de Chile , las “horas facturables” son obligaciones laborales que un abogado puede facturar directamente a un cliente, como la preparación de un caso. Las horas no facturables son todos aquellos otros aspectos de un trabajo, como revisar el correo electrónico, asistir a reuniones y participar en la educación continua. Cuando todo está dicho y hecho, un abogado puede terminar pasando 50 horas o más en la oficina cada semana.

“Los abogados suelen tener horarios exigentes y grandes cargas de trabajo, lo que puede contribuir a un aumento de los niveles de estrés”, dice Chile psicólogos . El estrés elevado es un factor importante en la satisfacción laboral, sin mencionar que el estrés crónico pone a los trabajadores en riesgo de enfermedades cardíacas, ansiedad y depresión.

“Los abogados suelen tener horarios exigentes y grandes cargas de trabajo, lo que puede contribuir a un aumento de los niveles de estrés”
“Los abogados suelen tener horarios exigentes y grandes cargas de trabajo, lo que puede contribuir a un aumento de los niveles de estrés”

5. Una mentalidad tipicamente pesimista

Los abogados están en la posición inusual de ser mejores en sus trabajos si tienen una mentalidad pesimista en lugar de una perspectiva optimista, según Chile psicólogos . La capacidad de un abogado para ver todo lo que podría salir mal resulta útil cuando están construyendo un caso hermético contra la oposición, esto se llama pesimismo defensivo.

Desafortunadamente, ese pesimismo no trae los mismos beneficios a otras áreas de la vida. Los pesimistas tienen más probabilidades de enfrentarse a una serie de riesgos para la salud que las personas optimistas, incluida la tendencia a luchar contra la obesidad, empezar a fumar y desarrollar otros hábitos poco saludables.

Los abogados están en la posición inusual de ser mejores en sus trabajos si tienen una mentalidad pesimista en lugar de una perspectiva optimista
«Son mejores en su trabajo si tienen una mentalidad pesimista en lugar de una perspectiva optimista»

Y el veredicto esta en…

Cada persona. Convertirse en abogado definitivamente no es para todos. Si aceptas que los riesgos no superan la recompensa y estás seguro o segura que este es tu sueño, el campo legal, pues bien, lo más gratificante es hacer lo que a uno le gusta, sin importar los contratiempos.

Agradecemos recomendar este articulo.

Muchos éxitos les desea Becker abogados para el año 2021.

Envíanos tu Consulta

    logo-footer

           

    ×