Los procesos de cobranza son cada vez más comunes, especialmente por la diversidad de recursos que tienen las personas físicas y jurídicas para realizar sus transacciones comerciales, intensificando el consumo y, en consecuencia, la posibilidad de incumplimiento.

Ante este escenario, las empresas mantienen un estricto control sobre sus finanzas, especialmente en el contexto de las cuentas por cobrar, con el fin de mantener el equilibrio financiero y asegurar la recepción de los asuntos pendientes.

Sin embargo, cuando un consumidor no salda sus deudas, los comerciantes deben recurrir a los recursos de cobranza. No olvidemos que es un derecho del acreedor cobrar lo que se le debe. Es por ello que las personas que se encuentran en mora generalmente reciben acciones de cobro de los acreedores, las cuales pueden ser extrajudiciales o judiciales.

¿Qué es la cobranza extrajudicial?

Es un procedimiento mediante el cual las empresas acreedoras ejecutan todas las acciones, que se encuentran reguladas en la Ley del Consumidor, para la recuperación de deudas vencidas.

Como su nombre lo indica este tipo de cobro se realiza fuera del ámbito judicial. La cobranza extrajudicial es la forma más rápida, eficaz y económica para el pago de compromisos vencidos por parte de los clientes.

¿Cómo hacer una cobranza extrajudicial?

Como lo mencionamos, el procedimiento de cobranza judicial está regulado por la Ley del Consumidor, con el fin de evitar procesos abusivos que atenten contra la integridad, bien sea emocional o física del consumidor.

La cobranza extrajudicial puede ser realizada por la misma empresa que otorgó el crédito o por una empresa de cobranza contratada para tal fin.

El proceso de cobranza extrajudicial sólo puede iniciarse luego de 21 días de vencida la deuda por medio de diferentes métodos de cobro como llamados telefónicos, envío de cartas, correos electrónicos o también visitas al domicilio o trabajo del deudor.

El objetivo de estos métodos de cobranza es informar al deudor el monto de su deuda con el fin de que cancele la misma sin tener que llegar a instancias judiciales.

Para hacer una cobranza extrajudicial las empresas acreedoras deben cumplir con lo establecido en la Ley 21.320 que modifica la Ley 19.496 sobre protección de los derechos a los consumidores en lo que respecta a los procesos de cobranza extrajudicial.

¿Cuál es la normativa que deben cumplir los acreedores para la cobranza extrajudicial según la Ley 21.320?

Para proteger la integridad de los consumidores y respetar sus derechos personales, así como la privacidad de su hogar la Ley 21.320 establece:

  • En el proceso de cobro no se podrá realizar más de un contacto telefónico por semana.
  • Si las actuaciones de la cobranza extrajudicial son hechas por otros medios diferentes a las llamadas telefónicas como cartas, correo electrónico, mensajería de texto o a través de aplicaciones de mensajería instantánea deben ser realizadas solo dos veces por semana, con una separación de dos días por lo menos entre una y otra. Es decir, puede ser lunes y jueves o martes y viernes.
  • Cualquier visita o llamada que se haga a los deudores durante el proceso de cobranza extrajudicial no puede vulnerar la privacidad de su hogar o lugar de trabajo, o afectar la convivencia de los miembros de la familia.
  • No está permitido el envío de ningún tipo de documento que aparente ser una resolución o actuación judicial con el fin de amedrentar al deudor.
  • No se puede enviar ninguna comunicación a terceros sobre las obligaciones atrasadas del deudor.
  • Los acreedores o las empresas de cobranza que ejecuten procesos de cobranza extrajudiciales tienen la obligación de mantener en sus archivos estos procesos por un plazo de dos años desde la fecha de iniciado el mismo.

¿Cuáles son los beneficios de una cobranza extrajudicial?

En un escenario de grave crisis económica, hay una gran cantidad de personas que están endeudadas o con atrasos en sus cuentas. Como resultado, la tasa de morosidad alcanzó niveles récord en los últimos años.

Muchas empresas se encuentran en la difícil situación de tener que cobrar a sus clientes para la cancelación de sus deudas vencidas. Para que el procedimiento sea lo más ágil posible, se debe acudir inicialmente a la cobranza extrajudicial.

Este proceso busca resolver los conflictos financieros de la mejor manera posible para las partes (acreedor y deudor) para saldar las deudas sin inconvenientes futuros.

Este es el medio más eficaz para llevar a cabo de forma segura el pago de los montos adeudados, algunos de los beneficios de las cobranzas extrajudiciales son:

Velocidad de recuperación del crédito

Como todo el mundo sabe, un caso judicial puede tardar mucho tiempo en completarse. Cuando los trámites se realizan por la vía de la cobranza extrajudicial puede hacerse efectivo el pago de la deuda de forma más rápida.

Ahorro en gastos legales

Optar por la cobranza extrajudicial también se traduce en menores gastos. Su viabilidad también es un factor determinante, especialmente en los casos de deudas menores o de pequeñas y medianas empresas. Ya que los costos para hacer la demanda pueden ser mayores que la rentabilidad que resultará del pago pendiente. Y eso no tiene ningún sentido.

Menos desgaste y mayor asertividad

Las implicaciones de un proceso judicial, ya sea por tiempo, dinero o fricciones generadas, quedan prácticamente eliminadas con el cobro extrajudicial. La recuperación del crédito se da de manera pacífica y con mayores posibilidades de asertividad. 

Envíanos tu Consulta

    © 2015 - 2022 Becker Abogados

    logo-footer

           

    ×