Chile es uno de los mercados emergentes más atractivos y tradicionalmente lidera las evaluaciones internacionales en América Latina.

Además, es el mercado con la mejor calificación crediticia de la región, según las principales agencias de calificación de riesgo, lo que demuestra la confianza y la solidez de su economía.

Y es innegable que el país ha sido pionero en políticas de atracción de inversiones, con sistemas y mecanismos claros. Por todas esas razones abrir una empresa en Chile es, sin duda alguna, una excelente decisión.

¿Cuáles son los pasos a seguir para establecer una empresa?

Desde mayo de 2013, Chile se ha convertido en uno de los lugares más fáciles del mundo para iniciar un negocio, con la promulgación de una legislación que permite la formación de empresas en línea en solo un día.

Los pasos a seguir para formar oficialmente una empresa en Chile, son:

  • Registrar la empresa en línea y obtener el número de autenticación
  • Notarizar los estatutos de la empresa y hacer que el notario los firme digitalmente
  • Obtener un número RUT registrándose en el Servicio de Impuestos Internos (SII)
  • Imprimir recibos / facturas en una imprenta autorizada
  • Sellar los libros de contabilidad y otros documentos con el IRS
  • Adquirir una licencia de trabajo «patente municipal» del municipio
  • Registrarse en el seguro de accidentes laborales

¿Cuáles son los tipos de empresas en Chile?

Para establecer una empresa, es necesario que conozcas los tipos de empresas que se pueden establecer. Al saber cuáles son los tipos de empresas permitidos será más fácil establecer la empresa que se adapte a tu visión de negocio.

 A continuación, identificamos y brindamos un breve resumen de los diferentes tipos de empresas que se pueden crear en Chile.

Sociedades Anónimas (S.A.)

Están compuestas por accionistas que reúnen un capital común. Las decisiones se adoptan a través de las asambleas de accionistas y son gestionadas por un consejo de administración.

Están formadas por un mínimo de 2 accionistas, sin número máximo de accionistas. Tienen la particularidad que pueden ser abiertas o cerradas.

  • Las Sociedades Anónimas Abiertas (S.A.A.) son aquellas que ofrecen sus acciones al público, tienen más de 500 accionistas, o el 10% de su capital está en manos de un mínimo de 100 accionistas (excluyendo a los accionistas individuales que superen dicho porcentaje).

En este tipo de sociedad la responsabilidad de los accionistas está limitada a la cantidad de sus acciones. Deben tener un consejo de administración, compuesto de al menos tres miembros esencialmente revocables, que nombran a un gerente y el presidente del consejo.

Las sociedades anónimas abiertas deben inscribirse en el Registro de Emisores de Valores y están sujetas a la supervisión de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

  • Las Sociedades anónimas cerradas: son el resto de sociedades anónimas que no cumplen los criterios de las Sociedades Anónimas Abiertas. Las sociedades anónimas cerradas no están sujetas a supervisión de la CMF y no tienen ninguna limitación legal para la transferencia de acciones.

Sin embargo, hay ciertos negocios que están reservadas a las sociedades anónimas y que son supervisadas por la CMF u otra Superintendencia sectorial (bancos, compañías de seguros, concesionarios de obras públicas, administradores de fondos entre otros)

Sociedades de Responsabilidad Limitada (S.R.L)

Las sociedades de responsabilidad limitada son uno de los formatos empresariales más utilizados en Chile. Están formadas por un mínimo de 2 y un máximo de 50 socios, que pueden ser nacionales o extranjeros, residentes o no, personas naturales o jurídicas.

Los socios limitan su responsabilidad al importe de aportaciones realizadas o hasta una cantidad superior siempre que sea indicada, sin que se exija un capital mínimo.

El objeto, la administración y la supervisión de la sociedad pueden ser acordados libremente por los socios, salvo las operaciones reservadas por la ley a las Sociedades Anónimas.

Sociedad individual de responsabilidad limitada individual S.I.R.L

Una persona física puede adquirir la condición de persona jurídica bajo la figura de una Sociedad Individual de Responsabilidad Limitada (S.I.R.L.). El capital social está limitado a lo que figura en la escritura y el propietario solo responde con sus bienes personales hasta el capital aportado a la sociedad y la sociedad responde con todo su patrimonio.

Las sociedades de responsabilidad limitada Individual pueden realizar todo tipo de operaciones civiles y mercantiles excepto las reservadas por la ley a las Sociedades Anónimas (S.A.).

Sociedad por acciones (SpA)

Es una variante de las sociedades anónimas y se rigen principalmente por sus estatutos, y sus accionistas tienen bastante libertad en el establecimiento de sus disposiciones. En ausencia de estatutos o de normas especiales que regulen este tipo de sociedades, se rigen por las normas de las sociedades anónimas cerradas.

Este tipo de sociedad está formada por un accionista como mínimo. La responsabilidad de los accionistas está limitada a la cantidad de acciones suscritas por cada uno de ellos. La administración de este tipo de sociedad puede ser libremente acordada por sus accionistas en sus estatutos.

Becker Abogados la asesoría que necesitas para crear tu empresa

Si tienes una visión de negocios no dudes en llamarnos para ayudarte a materializar tu emprendimiento. Nuestros abogados se especializan en el registro y creación de empresas que se adapten a tu visión y necesidades. Confía en nosotros para la creación de tu empresa, te garantizamos seriedad y responsabilidad.

Envíanos tu consulta

    © 2015 - 2022 Becker Abogados

    logo-footer

           

    ×