Las alianzas y asociaciones siempre han sido parte de la historia de la humanidad en todas las áreas de la vida, desde la privada hasta la pública y desde la política hasta la empresa.

Las empresas hoy más que nunca trabajan con socios en todos los países. Las razones para ello son múltiples, desde el deseo de expandirse o la necesidad de reducir costos.

Sin embargo, en los últimos años el crecimiento de las asociaciones se ha acelerado, impulsado por los beneficios del riesgo compartido y la puesta en común de recursos, la convergencia tecnológica, y la difusión del conocimiento.

Formar una alianza estratégica no es un paseo por el parque, pero cuando se planifica correctamente y las partes comprometen el nivel adecuado de liderazgo y recursos, se consiguen muchas opciones de trabajo e ingresos que antes estaba fuera de alcance.

¿En qué consiste una alianza comercial?

Las alianzas son relaciones comerciales. Cada alianza es una empresa conjunta en la que dos o más entidades trabajan juntas para lograr un objetivo compartido sin dejar de ser independientes.

Podemos decir que una alianza comercial es una empresa conjunta que refuerza una estrategia comercial central, crea una ventaja competitiva y evita que los competidores se muevan en un mercado. Permite que las empresas individuales logren más juntas de lo que tendrían por sí mismas.

¿Por qué se crean las alianzas comerciales?

Las empresas buscan regularmente socios con capacidades complementarias para obtener acceso a nuevos mercados y canales, compartir propiedad intelectual o infraestructura o reducir el riesgo.

Cuanto más complejo se vuelve el entorno empresarial, por ejemplo, a medida que surgen nuevas tecnologías o los ciclos de innovación se aceleran, más sentido tienen esas alianzas.

Y cuanto mejor sean las empresas en la gestión de las relaciones individuales, más probable es que se conviertan en socios de elección y puedan crear carteras completas de asociaciones prácticas y generadoras de valor.

¿Cómo crear alianzas comerciales exitosas?

Las alianzas estratégicas ayudarán a catalizar el crecimiento de una empresa porque empoderan a cada socio para servir mejor a los clientes. A través de la alianza, las empresas se benefician de la experiencia de otras empresas y se sienten satisfechos sabiendo que están trabajando juntos como un equipo para alcanzar sus metas financieras.

Una alianza exitosa es una afiliación formal entre dos partes que tienen un interés creado para ayudar a la otra a crecer. Para conseguir una alianza exitosa las empresas deben crear una necesidad y determinar por qué trabajarían juntos.

Se deben crear objetivos y metas clave que reflejen lo que ambas partes esperan obtener.  Así mismo es importante definir las acciones de cada una, y que estén dispuestas a realizar los ajustes necesarios. Nada acaba más rápidamente una alianza que la noción de que una de las partes está dando todo mientras que la otra obtiene un viaje gratis. Las alianzas estratégicas deben fomentar un entorno en el que ambas partes obtengan algo; de lo contrario, no funcionan.

¿Cuáles son los beneficios de una alianza comercial?

Una alianza estratégica permite a las empresas que participan en la misma obtengan los siguientes beneficios:

  • Consiguen una nueva base de clientes y se agregan habilidades competitivas. Cuando se crea una alianza comercial con un con una sólida reputación especializada se pueden aumentar el conjunto de habilidades de una empresa y crear una fuerza que ofrezca mejores servicios a los clientes. Adquirir nuevas habilidades competitivas sin incurrir en la carga de contratar, pagar y cuidar del nuevo personal es uno de los dos principales motivos de los modelos de alianza.
  • Ingresan a nuevos territorios comerciales. Entrar en nuevos mercados geográficos con un socio que conoce un territorio en particular puede reducir años de la curva de aprendizaje de la expansión geográfica. Buscar socios de alianza con relaciones bien desarrolladas y experiencia laboral complementaria en el territorio al que se quiere llegar crea una fuerza que ofrece un paquete total atractivo para este nuevo mercado geográfico.
  • Se crean diferentes fuentes de ingresos adicionales. En lugar de duplicar recursos o subcontratar a socios que no forman parte de la alianza, se puede mantener el trabajo en las empresas de forma mejorada lo que permite brindar un servicio de calidad.
  • Se obtienen nuevos y mejores recursos. Cuando se realizan alianzas comerciales es posible brindar una capacitación profunda, sin contratar capacitadores o consultores, ya que se aprovechan las fortalezas del aliado comercial.
  • Existe un mayor impacto en los clientes. Las alianzas comerciales siempre causan un impacto positivo en los clientes de las empresas involucradas. Ellos ven una mayor fuerza y calidad en los productos y servicios que se ofrecen.

 

Asesoría legal en alianzas comerciales

Como propietario de un negocio, siempre estás buscando una ventaja competitiva y uno de los medios más efectivos para hacerlo es entrar en una alianza comercial.

 Becker Abogados te asesora y orienta en los diferentes procesos que implica una alianza comercial. No dudes en contactarnos para obtener el mejor acuerdo en alianzas comerciales.

Envíanos tu Consulta

    © 2015 - 2021 Becker Abogados

    logo-footer

           

    ×