El funcionamiento de los bancos en Chile es similar al de los bancos en el resto del mundo. Estas organizaciones reciben, custodian y manejan dineros de empresas y personas, así como fondos propios.

Dicho manejo está normado por la Ley de Bancos y consiste, entre otras acciones, en otorgar préstamos y realizar inversiones. Todas estas operaciones generan dividendos, que son distribuidos de acuerdo a lo establecido.

¿Qué son los bancos?

Los bancos son entidades definidas en Chile como sociedades anónimas especiales según el artículo 40 de la Ley de Bancos: «toda sociedad anónima especial, que autorizada en la forma prescrita por la ley y con sujeción a la misma, se dedique a captar o recibir dinero o fondos del público, con el objeto de darlos en préstamo, descontar documentos, hacer inversiones, proceder a la intermediación financiera, hacer rentar estos dineros y, en general, realizar toda otra operación que la ley permita».

En otras palabras, los bancos son entidades cuyo objetivo es ser intermediarios en las diferentes transacciones que se hacen con el dinero que reciben y custodian.

Este dinero le es confiado y solicitado en préstamo por inversionistas, empresa y personas, atraídos mediante los diferentes productos que oferta el banco y con los cuales brindan beneficio a unos y otros, mientras obtiene sus propias ganancias.

Los bancos y su tarea de intermediación financiera

Los bancos funcionan como intermediarios entre quienes deciden ahorrar o invertir su dinero y aquellos que necesitan ese dinero. A través de esta tarea de intermediación financiera obtienen sus ganancias, que es el motivo de su existencia.

La Ley de Bancos estipula, como uno de los requisitos indispensables para su creación, que el mismo cuente con un capital propio para dar inicio a sus operaciones.  Así mismo que, mantengan una buena parte de ese dinero inamovible, como respaldo para cualquier eventualidad.

Por el servicio de custodiar el dinero, los bancos pagan a sus dueños o titulares de los productos un interés o renta. El mismo se calcula a la tasa de interés de captación establecida para cada producto.

Al mismo tiempo, utilizan ese dinero para otorgar créditos a personas, empresas u otros organismos que requieran de financiamiento. Por este servicio los bancos reciben un interés o pago, el cual es calculado a la tasa de interés de colocación.

La tasa de interés de captación siempre es menor de la tasa de interés de colocación y su diferencia (Spread financial), representa las ganancias del banco, casi en su totalidad. Los otros ingresos del banco corresponden a lo ganado por los demás servicios prestados. Y, es usual que estos sean menores.

¿Cuáles son los servicios que prestan los bancos?

Para captar el dinero, los bancos ofrecen diferentes productos y/o servicios a sus clientes. Por supuesto, todos relacionados con el manejo de capital.

El acceso a estos productos o servicios puede hacerse tanto en forma presencial como virtual. Y es que hoy en día existe un gran número de transacciones que se pueden hacer a través de internet, en la plataforma del banco.

Entre los productos y servicios que ofrecen estas entidades financieras se encuentran:

Recibir depósitos

Las personas, empresas y otras organizaciones depositan su dinero para que este sea custodiado. Y, para este fin, el banco ofrece productos como cuentas de ahorro, cuentas corrientes, cuentas a la vista y productos de ahorro e inversión a plazo fijo.

Cada uno de estos productos tienen condiciones particulares para la recuperación del dinero. En el caso de la cuenta de ahorro, lo puedes recuperar a través de una libreta de ahorro, en el mismo banco, transferencias, tarjeta de débito o cajeros automáticos.

Si es cuenta corriente se puede disponer del dinero en cualquier momento, mediante transferencias, tarjeta de débito, cajeros automáticos y cheques. Asimismo, las cuentas a la vista, pero sin la alternativa del cheque. Ello a diferencia de los productos a plazo fijo, que tienen una fecha establecida para tal fin.

Otorgar créditos

Conceder créditos a sus clientes son los productos más rentables, para sí mismos, que ofrecen los bancos. De igual manera, favorecen al cliente quien puede realizar operaciones financieras con dinero que no le pertenece, pudiéramos decir sin dinero.

En este sentido, el banco ofrece préstamos personales, hipotecarios y para vehículo, entre otros, que son otorgados previo cumplimiento de ciertos requisitos y bajo condiciones de pago específicas.

Servicios varios

Además de los productos o servicios ya descritos, el banco también presta servicios como cambio de divisas extranjeras y de cheques. Asimismo, acepta transferencias de otras cuentas, brinda asesoría financiera y la custodia de diversos valores en cajas de seguridad, entre otros.

¿Por qué es importante en el sistema bancario de un país?

El sistema bancario es el conjunto de bancos comerciales e instituciones financieras que brindan servicios a los consumidores. Por lo tanto, es posible decir que el sistema bancario es responsable de toda la oferta de crédito en un país.

Además, este sistema determina la tasa de interés que se cobrará al consumidor. Evidentemente, cuanto más competitivo sea el sistema bancario de un país, más cerca de la tasa de interés básica tenderá a estar la tasa de interés repercutida al consumidor.

Una parte de la composición del spread bancario son precisamente los márgenes de los bancos. Así, cuanto menor sea la competitividad del sector, mayor libertad tienen los bancos para incrementar sus márgenes.

Envíanos Tu Consulta

    © 2015 - 2022 Becker Abogados

    logo-footer

           

    ×