La diferencia entre S.A. Abierta y S.A. Cerrada

En Chile, la Sociedad Anónima (S.A.) es quizás la forma más común de organización empresarial. Ésta es definida en el artículo 1 de la Ley Nº 18.046, así: “La sociedad anónima es una persona jurídica formada por la reunión de un fondo común, suministrado por accionistas responsables sólo por sus respectivos aportes y administrada por un directorio integrado por miembros esencialmente revocables”.
Además, la Ley establece dos tipos de sociedad anónima, abierta y cerrada. Ambas te ofrecen excelentes beneficios. Sin embargo, aunque son similares en su esencia, la diferencia entre ellas es marcada.

¿Qué es una Sociedad Anónima Abierta (S.A.)?

Es una empresa abierta al público financiero, al cual se recurre para incrementar su capital. Inclusive se dan casos en que se recurre al público financiero para constituir el capital inicial de la empresa.
Las acciones de esta Sociedad Anónima pueden negociarse abiertamente en un mercado de valores o a través de un agente profesional. Dichas acciones no tienen que ser vendidas por la propia empresa, pueden ser compradas y vendidas libremente por los accionistas, en el mercado de valores.

¿Qué es una Sociedad Anónima Cerrada (S.A.)?

Es una forma societaria de carácter privado o familiar, cuyas acciones no cotizan en el mercado de valores. En otras palabras, la propiedad de la empresa no puede negociarse en ningún mercado público o privado.
Dicha propiedad debe ser transferida por venta directa de un propietario a otro, o de la empresa a otra persona. Esto puede hacerse entre personas naturales, o entre personas naturales y jurídicas.

¿Qué diferencias existen entre una S.A. Abierta, S.A. Cerrada?

La Sociedad Anónima Cerrada y la Sociedad Anónima Abierta, debido a su esencia son similares en muchos aspectos, beneficiosos para sus accionistas. Sin embargo, también son poseedoras de características que las diferencia claramente. Veamos algunas de esas diferencias:

Forma de negociar sus acciones

Las acciones de la S.A. Cerrada sólo pueden negociarse de manera exclusiva entre los fundadores, familiares y algunas personas muy particulares. Estas personas son privilegiadas al ser invitadas por sus fundadores a participar en la sociedad.
Por su parte las acciones de la S.A. Abierta pueden negociarse mediante oferta pública, es decir su compra-venta se hace públicamente en los mercados de valores.

El financiamiento

La S.A. Abierta recurre a financiamiento público participando en la Bolsa de Valores para su funcionamiento, mientras que la S.A. Cerrada no se maneja con dinero de extraños. Esta se financia inyectando capital de forma privada, aporte que proviene de sus propietarios o accionistas exclusivos.

La adquisición de las acciones

Para la adquisición de acciones en la S.A. Abierta no hay restricciones sobre quién puede poseer o no las mismas. A diferencia de su homóloga Cerrada, en la cual los fundadores y algunas personas privilegiadas por éstos, son quienes de manera exclusiva pueden poseer las acciones.

La liquidez del mercado de inversión

El mercado de inversión es más líquido para la S.A. Abierta porque es más fácil vender o recomprar acciones en cualquier momento. Ya que no hay restricciones relacionadas con la cantidad de acciones, la identidad de los accionistas o el valor actual de cada acción en manos de los existentes. A diferencia de la S.A. Cerrada cuyos accionistas son de participación privilegiada.

La administración

La S.A. Cerrada otorga la máxima autoridad a un único director o administrador mientras que la S.A. Abierta no admite tal condición. En esta última la administración de la corporación está a cargo de un directorio, cuyos miembros son revocables bajo ciertas condiciones.

La confidencialidad de las operaciones

La S.A. Cerrada, por su característica de privacidad, puede mantener sus gestiones y registros, incluyendo las operaciones de incremento de capital de manera confidencial. Mientras que la S.A. Abierta, por ser pública, desde su constitución está sometida a Regulaciones y fiscalización de la Comisión de Mercado Financiero (CMF). En otras palabras, está obligada a proporcionar información de sus gestiones y registros a los entes del Estado asignados para ello.

El número de miembros accionistas

La S.A. Abierta es una forma societaria mercantil conformada usualmente por un gran número de miembros accionistas, la mayoría desconocidos entre sí. Dicho número no debe ser menor a 750 socios. Por el contrario, la S. A. Cerrada cuenta solo con un pequeño número de accionistas, el cual no puede ser menor a 2 ni mayor a 20 socios.

La convocatoria a las Asambleas de accionistas

Para las Asambleas de accionistas de la S.A. Abierta es de obligatorio cumplimiento que la convocatoria sea pública. Mientras que para las Asambleas de accionistas de las S.A. Cerrada los socios pueden ser convocados mediante invitación personal.

Las siglas

La Sociedad Anónima Abierta es definida por las siglas S.A.A. y la Sociedad Anónima Cerrada es definida por S.A.C. En ambos casos estas siglas deben ir al final del nombre de la empresa.

Buenas formas de constituir una empresa

Tanto la Sociedad Anónima Cerrada como la Sociedad Anónima Abierta son buenas formas de constituir una empresa en Chile. Cada tipo otorga a sus accionistas ventajas según las necesidades que tengan.

Así mismo ambas te dan la opción de comenzar un negocio con flexibilidad y protección, aspectos muy importantes a la hora de emprender.

Si buscas asesoría para la constitución de tu empresa no dudes en llamarnos. En Becker Abogados contamos con un equipo especializado que te guían y asesoran en todas las etapas de creación de tu empresa.

Envíanos Tu Consulta

    © 2015 - 2022 Becker Abogados

    logo-footer

           

    ×