Inversión activa frente a inversión pasiva ¿Cuál es mejor?

La respuesta a esta pregunta se enfoca siempre desde dos puntos de vista. Uno donde los inversionistas piensan que la inversión activa es mejor y, por otro lado, donde los inversionistas consideran la inversión pasiva como la mejor del mercado.

Sin embargo, saber cuál es mejor o más conveniente para ti, depende directamente de la propuesta que se te presente y de la forma en que quieras invertir tu dinero. 

Cada uno de estos tipos de inversión tiene sus ventajas y desventajas, para saber cuál es mejor debes conocer las características de cada una.

¿Qué es la inversión pasiva y qué objetivos tiene?

La inversión activa, como su nombre lo indica, requiere que el inversor participe activamente en el estudio y análisis de la inversión. Es decir, cuando se hace una inversión activa, el inversionista debe realizar un análisis exhaustivo de su inversión, que le permita identificar el momento adecuado para comprar una acción y también el mejor momento para salir de ella. 

El principal objetivo de una inversión activa es obtener la mayor rentabilidad posible de una acción o inversión, aprovechando las fluctuaciones de los precios que se producen en el mercado en el corto plazo.

Cuando se realizan inversiones activas es muy probable que en las primeras inversiones no se obtengan los resultados deseados, sin embargo, la experiencia que se va adquiriendo al invertir, permite diferenciar las mejores inversiones del mercado. 

La inversión activa representa un mayor riesgo financiero que la inversión pasiva, ya que depende principalmente de las fluctuaciones del mercado. Pero también proporciona mayores beneficios

¿Qué es la inversión pasiva y qué objetivos persigue?

La inversión pasiva se realiza a largo plazo, donde no es necesario que el inversionista participe de forma activa en la inversión.  Es decir, por ser una inversión a largo plazo no es necesario monitorear el mercado a diario, ni siquiera semanalmente.

Es una inversión más económica que la activa, con un menor riesgo financiero, pero también con un beneficio menor. En la inversión pasiva hay una reducción en el tiempo de análisis para cada inversión

El objetivo principal de una inversión pasiva es reducir costos, como comisiones relacionadas con el corretaje, entre otros, ya que no es necesario en el proceso de compra y venta de varios activos.

A diferencia de la inversión activa, la pasiva se mantiene por un periodo de tiempo largo, por lo que no se aprovechan las fluctuaciones de precios en este caso. 

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de la inversión activa y pasiva?

A la hora de elegir tu modalidad de inversión, es necesario no solo conocer su definición conceptual, sino también analizar sus ventajas y desventajas.

Cuando inviertes los dos aspectos principales en los que te enfocas en el riesgo y el retorno de la inversión. Veamos las ventajas y desventajas de cada tipo de inversión en estos aspectos:

Riesgo

Independientemente de tu elección, los beneficios están directamente vinculados a tu perfil de inversor. En otras palabras: si eres principiante o tienes prácticas más conservadoras, la inversión pasiva es una gran opción hasta que te acostumbres a las técnicas de inversión, ya que tienen menos riesgo.

Por otro lado, las personas con experiencia o en apuestas de riesgo pueden probar diferentes inversiones activas y participar en operaciones de mayor riesgo.

Retorno de ingresos

Teniendo en cuenta que la inversión pasiva también genera gastos, sus ingresos pueden tener un valor reducido.

En el caso de la inversión activa, esto no supone un problema, ya que es capaz de generar mayor liquidez sin tener que deducir ningún gasto.

¿Cuál es la inversión que resulta más beneficiosa para colocar mi dinero?

Es muy probable que el resultado más favorable para una inversión provenga de la combinación de estrategias de inversión activas y pasivas.

Las estrategias activas han tendido a beneficiar más a los inversores en determinados climas de inversión, y las estrategias pasivas han tendido a obtener mejores resultados en otros.

Por ejemplo, cuando el mercado es volátil o la economía se está debilitando, los inversores activos pueden obtener mejores resultados que cuando no lo es.

Por el contrario, cuando valores específicos dentro del mercado se mueven más o menos igual o las valoraciones de las acciones son más uniformes, las estrategias de inversión pasivas pueden ser la mejor manera de hacerlo. 

Dependiendo de la oportunidad en los diferentes sectores de los mercados de capitales, los inversores pueden beneficiarse de la combinación de estrategias activas y pasivas, lo mejor de ambos mundos, por así decirlo de una manera que aproveche estos conocimientos. 

Sin embargo, se puede decir que no existe una fórmula mágica. Tanto las estrategias de inversión activas como las pasivas ofrecen oportunidades, pero también implican riesgos.

Como sucede con muchas opciones a las que se enfrentan los inversores, todo se reduce a sus prioridades, plazos y objetivos personales.

 Es por eso que los expertos aconsejan a los inversores sin experiencia que busquen asesoramiento profesional al elegir el tipo de inversión que vas a realizar. 

Envíanos tu Consulta

    © 2015 - 2021 Becker Abogados

    logo-footer

           

    ×