El contrato de trabajo es un documento fundamental tanto para empleadores como para empleados: permite conocer con precisión el trabajo a realizar y la retribución que pagará el empleador.

Cuando está bien diseñado, la relación de trabajo empleado-empleador se facilita y es segura. Así mismo se minimizan los riesgos de litigio.

Este acuerdo legalmente vinculante entre el empleador y el empleado está diseñado para brindar seguridad y protección a ambas partes. Es por ello que es de suma importancia que la redacción del mismo sea clara y cumpla con toda la normativa legal vigente.

¿Cuál es la importancia que tienen los contratos de trabajo?

Para el trabajador, el contrato es una garantía de que se respetarán sus atribuciones, y siempre podrá consultarlo para saber si sus atribuciones y condiciones de trabajo se ajustan al convenio. Además, el contrato demuestra el especial cuidado de la empresa con sus empleados.

Para el empleador, trae la seguridad de que el empleado conoce sus atribuciones, se ha comprometido a cumplir con los términos indicados, al firmarlo, también en cuanto a cuestiones de confidencialidad y exclusividad. Además, brinda protección a los asuntos legales, en caso de juicios laborales.

¿Por qué es necesaria la asesoría en los contratos laborales?

La relación laboral se establece a través del contrato de trabajo. Los contratos defectuosos son propensos a disputas, diferencias de opinión e interpretaciones contradictorias, que pueden surgir de diversas formas una vez concluida la relación laboral.

El contrato de trabajo genera obligaciones generales tanto para el trabajador como para el empleador, a las que deben adherirse absolutamente. Por lo tanto, todos los aspectos centrales deben establecerse en las cláusulas contractuales. En caso de que surja un conflicto entre las dos partes, tanto el empleador como el trabajador deben estar protegidos.

Para evitar estas consecuencias negativas, tanto durante la relación laboral como en la terminación de la misma, es necesario contar con la asesoría legal experta en materia de contratos laborales.

Y es que el contrato laboral debe estar redactado cumpliendo toda la normativa legal vigente. Si las condiciones legales cambian, los contratos de trabajo o partes de los mismos deben ser adaptados y con una buena asesoría legal es posible la verificación y adecuación al nuevo marco laboral.

¿Cuáles son las cláusulas mínimas obligatorias que debe tener un contrato laboral?

Un contrato de trabajo debe estar firmado tanto por el trabajador como por el empleador y contener como mínimo los siguientes aspectos:

  • Lugar y fecha en que se efectúa la firma del contrato.
  • Datos del trabajador y del empleador. Debe indicar el nombre o razón social, el RUT y el domicilio de ambas partes, así como la fecha de nacimiento del trabajador y su nacionalidad.
  • Fecha en que se dará inicio a la relación laboral.
  • Determinación del tipo de actividades que realizará el trabajador, así mismo, el lugar en donde las desempeñará.
  • El monto del salario acordado, la frecuencia y la forma de pago del mismo.
  • El tipo de contrato, el cual puede ser indefinido, de tiempo determinado por obra o por faena.
  • Duración de la jornada de trabajo y el horario en el cual está comprendida.
  • Tiempo de duración del contrato (según el tipo establecido).
  • Demás cláusulas y acuerdos que las partes incluyan.

Todas estas cláusulas deben estar contenidas en el contrato de trabajo y tienen por finalidad brindar seguridad jurídica tanto al trabajador como al empleador. Y es que mientras las partes de la relación laboral conozcan las cláusulas del contrato de trabajo saben cuáles son sus derechos y obligaciones.

¿Cómo se formaliza un contrato de trabajo?

Para que un contrato laboral se formalice se debe hacer el registro correspondiente ante las autoridades competentes.

Sin embargo, por tratarse de un acuerdo de voluntades la sola firma de las partes (trabajador y empleador) ya implica el cumplimiento de todas las cláusulas pactadas en el mismo.

¿Qué tipos de contratos de trabajo se pueden establecer?

En Chile se pueden elaborar los siguientes tipos de contratos:

Contrato a plazo fijo

En este tipo de contrato se especifica la duración del mismo. En él se establece la fecha de inicio y de terminación de la relación laboral. No tiene una duración mínima, pero sí una duración máxima la cual es de un año si la persona no posee estudios técnicos o universitarios y de dos años si los posee.

Contrato indefinido

Aquí se indica la fecha de inicio, pero no de culminación del mismo. El mismo se dará por terminado cuando el trabajador renuncie o sea despedido por la empresa.

Contrato por obra o faena

Este contrato se relaciona con los servicios que presta una persona con una tarea u obra en particular y su duración depende del tiempo que dure la ejecución de la obra o tarea.

Becker abogados: una asesoría confiable en contratos laborales

Las diferentes necesidades empresariales de los empleadores dan lugar al establecimiento de cláusulas específicas en los contratos de trabajo. En Becker Abogados te brindamos una asesoría experta en materia laboral para que esta importante figura en tu empresa cumpla con toda la normativa vigente y se adapte a tus necesidades empresariales.

Envíanos tu Consulta

    © 2015 - 2022 Becker Abogados

    logo-footer

           

    ×