Vivir en un condominio tiene su gran sentido de responsabilidad, muchas personas lo prefieren porque en teoría “es más fácil de mantener”, más económico y en ocasiones más cómodo que una casa. 

Pero claro, la perspectiva va dependiendo de a quién le preguntes, porque en la convivencia no siempre tienes a los vecinos más tranquilos ni los gastos comunes más económicos. De hecho, en este último punto los Gastos Comunes son un tema controversial dentro de los edificios por la morosidad. 

Según un estudio del software para administrar edificios y condominios ComunidadFeliz la morosidad en condominios subió un 135% en el último año. 

Entre estos tan solo en la Región Metropolitana hay una morosidad de 26 mil millones de pesos para diciembre del 2021, lo que suma cerca de 172.000 departamentos que presentan deuda. 

Esto te pone a pensar un poco las cosas ¿cierto? Primero en los motivos de esta morosidad, que según ComunidadFeliz oscilan entre la alta tasa de desempleo, aumento en el valor del arriendo repentino, emergencias por hospitalizaciones debido a la pandemia que no se cubren en seguros y por supuesto la fluctuación en los Gastos Comunes. 

Una administración suele tener un promedio mensual por unidad, por ejemplo, gastos comunes que estén entre los 70.000 CLP a 80.000 CLP, pero si de pronto un residente recibe una factura por 110.000 CLP ya se escapa mucho del presupuesto mensual definido. 

¿Cuándo se considera moroso un residente? 

Según la Ley de Copropiedad Inmobiliaria consideramos morosas a las personas que deben más de un mes de Gastos Comunes. 

Si bien no siempre el caso es “no querer pagar” sino causas de fuerza mayor que arrastran al arrendatario a un bucle de deudas, la Ley de Copropiedad entrega una guía de procedimientos legales que considerar en caso de morosidad. 

– Cortes de luz 

La Ley de Copropiedad autoriza a los administradores de edificios a cortar el servicio eléctrico en cada unidad por morosidad, claro que se deben cumplir tres requisitos: 

– Contar con la autorización del comité de administración. 

– Que el copropietario o residente deba tres o más meses del gasto común. – Que el corte de luz se encuentre regulado dentro del Reglamento de Copropiedad del condominio. 

Si bien es una medida cuestionada por muchos administradores, esta sigue vigente.

No obstante, la Ley de Servicios Básicos que está vigente hasta el 31 de diciembre del 2022, desautoriza a las empresas de otros servicios básicos, como agua o gas a cortarlos por morosidad. 

Lo ideal antes de llegar a los cortes de luz es tener diálogos con los adeudos, de hecho, existen aplicaciones como la de ComunidadFeliz que les permite a los arrendatarios a pagar sus gastos comunes con la tarjeta de crédito en cuotas, para facilitar en cuotas el pago de esta deuda. 

– Mediaciones municipales 

Cuando no hay manera de comunicarse o de encontrar una solución con el arrendatario se puede abordar a la municipalidad para encontrar una mediación. 

Este no es como tal un procedimiento legal, sino uno extrajudicial en el cual ambas partes aceptan la decisión de un tercero, que evalúa el problema y presenta soluciones donde ambas partes cedan y reciban. 

Las mediaciones municipales no son un recurso que se use tanto y generalmente es por desconocimiento, por eso te invitamos a recurrir a ellas si es que no estás teniendo resultados con las técnicas de presión y negociación tradicionales con tus residentes. 

– Procedimientos ante los tribunales civiles 

Cuando ninguno de los recursos de diálogo o negociación parece tener efecto, algunos administradores pueden tomar medidas legales para que se paguen los gastos comunes. Es por eso que los administradores, pueden iniciar un juicio ejecutivo en contra de los residentes que tengan deudas cuantiosas de gastos comunes, y de esta forma exigir el pago o bien ya proceder a la orden de ejecución y embargo. 

La desventaja es que es un procedimiento exhaustivo para todos, tanto para el copropietario como para el arrendatario, sin contar que este tipo de procedimientos judiciales toma muchísimo tiempo en concluir. 

Sea cual sea el motivo, si eres arrendatario recuerda tener un fondo de emergencia para que los imprevistos no afecten tu presupuesto. Asimismo, si estás en una situación de morosidad habla con tu administrador o arrendatario para llegar a un acuerdo que funcione a ambas partes. 

Recuerdas que con aplicaciones como ComunidadFeliz puedes pagar cómodamente en crédito y tener mayor contacto con tu condominio.

Envíanos tu Consulta

    © 2015 - 2022 Becker Abogados

    logo-footer

           

    ×