Si quieres ser económicamente independiente, aumentar tus ingresos, prepararte para la jubilación o tener una vida sin preocupaciones económicas, tu éxito financiero pasa necesariamente por el concepto de patrimonio personal. 

El patrimonio personal representa los bienes que posees. De la comprensión clara de este concepto y de una buena gestión del mismo puede depender la seguridad, el equilibrio y, sobre todo, la durabilidad de tus ahorros o inversiones. 

Es un hecho que en todas las épocas y procedan de donde procedan, las personas que se han enriquecido han triunfado gracias a la creación y gestión de activos financieros o inmobiliarios personales. Por lo tanto, si quieres construir un patrimonio personal y garantizar tu seguridad financiera, primero debes saber que es un patrimonio

¿Qué es el patrimonio personal?

El patrimonio personal es conjunto de bienes que posees, sobre los que puedes hacer valer un título o un derecho y que puedes vender, traspasar o regalar, es decir, disponer de ellos. Este patrimonio lo puedes adquirir por medio de una herencia, pero también lo adquieres a lo largo de tu vida.

¿Qué bienes conforman el patrimonio personal?

Los bienes que integran el patrimonio personal son los llamados activos. Estos pueden ser:

  • Bienes inmuebles: terrenos, viviendas, casa, etc.
  • Inversiones financieras: depósito bancario, cuenta de ahorros, acciones o participación en empresas entre otros.
  • Bienes muebles: vehículos, mobiliarios.

A esto hay que sumar derechos como patentes, derechos de autor, derechos de usufructo. Así como también los derechos a percibir en el futuro, como la pensión de jubilación, obtenida mediante cotizaciones sociales.

Menos deudas… y deberes

En general, no solo eres propietario de bienes. También tienes deudas. Y muchas veces estas deudas surgen porque compras un bien que aumenta tu patrimonio. Por ejemplo, cuando solicitas un préstamo para comprar tu residencia principal.

Pero también puedes tener obligaciones, que no aumentan tu patrimonio. Por ejemplo, la obligación de pagar una pensión alimenticia en el caso de un divorcio.

Si solo contamos los bienes que posees, hablamos de un patrimonio bruto. Pero restas a ese patrimonio tus deudas y deberes, es tu patrimonio neto, que es el monto real de tu patrimonio en un momento determinado.

¿Cuáles son las funciones del patrimonio personal?

Los activos patrimoniales pueden tener dos funciones. Algunas permiten la satisfacción de una necesidad o un placer, como la vivienda, el mobiliario o incluso el auto. Otros aportan ingresos o son considerados como herramientas de trabajo como terrenos arrendados, activos financieros y derechos de propiedad intelectual.

Algunas veces estas dos funciones se confunden. Por ejemplo, si en tu patrimonio personal tienes obras de arte, estas tienen para ti una satisfacción personal. Sin embargo, estas obras 

¿Por qué construir un patrimonio personal?

Aunque se trata de una pregunta interesante, en realidad no es necesario plantearla. De hecho, desde el momento en que intentas alcanzar la libertad financiera, o incluso ganar más dinero y empiezas a actuar en esta dirección, empiezas a construir tu patrimonio personal.

Pero al mismo tiempo, es importante responder a esta pregunta porque también tendrá un impacto directo en las estrategias que implementarás para lograr tu objetivo. En general, podemos dividir los objetivos de construcción de tu patrimonio personal en dos marcos temporales distintos: a corto y largo plazo.

  • El corto plazo: a menudo está relacionado con la ambición de un cambio de estilo de vida, la búsqueda de una mayor seguridad financiera, la creación de un ingreso adicional o incluso un objetivo fiscal. Por ejemplo, tu objetivo es alcanzar la libertad financiera en un plazo de 10 años para no tener que depender del empleo como fuente de ingresos. El rápido aumento de los ingresos suele conducir a la asunción de grandes riesgos, al uso de la deuda para crear riqueza o a una combinación de ambos.
  • El largo plazo: suele dirigirse a necesidades específicas: la necesidad de una vivienda o la adquisición de una residencia principal, la creación de una renta complementaria para la jubilación o incluso la transmisión de la riqueza a la siguiente generación. En estos contextos, las estrategias serán, sin duda, una mezcla entre la asunción de altos y bajos riesgos. La primera permite un aumento significativo de la riqueza, la segunda la asegura.

¿Cómo crear tu patrimonio personal?

Como ya hemos dicho, desde el momento en que empieces a trabajar por tu libertad financiera, al mismo tiempo y sin darte cuenta, empezarás a construir tu patrimonio. Por lo tanto, si empiezas a ahorrar y luego diriges esos ahorros a una herramienta de ahorro financiero, estás construyendo tu patrimonio financiero personal.

Por tanto, en sí mismo, no hay ningún método, aparte del que se utiliza para ahorrar o invertir, para crear patrimonio. Dicho esto, podemos considerar que hay tres fuentes para construir tu patrimonio personal:

  • La herencia: Si se hereda un bien o un activo financiero, se obtiene un bien por transmisión. 
  • Ahorro e inversión: Como hemos visto, tanto los productos de ahorro como los de inversión financiera contribuyen a los activos financieros.
  • Deuda: Este proceso de creación de patrimonio está esencialmente ligado al sector inmobiliario: para comprar una propiedad por un importe superior al que se tiene en efectivo, se utiliza el sistema de crédito. 

Para gestionar tu patrimonio de forma eficiente siempre es importante contar con la asesoría adecuada. Becker Abogados te brinda servicios integrales de asesoría para crear, mantener y aumentar tu patrimonio personal.

Contamos con un equipo de abogados expertos y con amplios conocimientos en materia comercial, legal y financiera.

Envíanos tu Consulta

    © 2015 - 2021 Becker Abogados

    logo-footer

           

    ×